25 agosto 2016

Lectura: Hay Vida Después de la Crisis

En mi proceso veraniego de leer todo lo que tengo atrasado, le ha tocado el turno a este libro que fue, además un regalo de mi madre... así que ya me vale no haberlo leído hasta ahora por dos motivos: uno, porque era un regalo y, dos, porque es el típico estudio que hay que leerlo en el momento, porque está muy contextualizado a 2013 y el momento económico que se vivía entonces. Aunque leído con un poco de perspectiva también tiene su puntillo para ver si lo que el autor dice se ha cumplido o no.

La obra es del economista, José Carlos Díez (@josecdiez) que también escribe en su propio blog y participa como ponente en múltiples eventos.

Como economista [de formación aunque no de profesión] me ha servido este repaso por la situación española sus causas y sus similitudes con otras crisis pasadas para desoxidar algunos conceptos y para darme cuenta como se pierde aquello que no usas: algunos párrafos he tenido que leerlos un par de veces para asimilar bien lo que el autor decía [más por demérito mío que por falta de claridad del autor, puesto que hay que reconocer lo claro que explica los conceptos para no-economistas].

Aunque no soy, para nada, un experto y sesudo economista, he de reconocer que la visión que aporta el autor coincide en gran medida con mis sensaciones sobre esta crisis que hemos pasado / estamos pasando. Sobre todo, coincido con él en algo que dice claramente casi al final de su análisis, "...si quieres crear opinión y tener credibilidad, tu relato debe ser realista. Y desde el realismo más crudo y el análisis de los problemas sin anestesia, el mensaje es que hay vida después de la crisis. La clave es minimizar el daño y las cicatrices que quedan."

Como mi intención no es ahora hacer una reflexión sobre la crisis española-europea [más que nada porque no estoy capacitado], voy a compartir algunas de las reflexiones y visiones del autor [mucho más preparado que yo] que más me han gustado:

En primer lugar, también creo que el sector financiero está en el origen de la crisis y que la especulación se nos ha ido de las manos, la función del sistema bancario está clara y tiene que dedicarse a eso; el resto es otra cosa que, claro que puede existir pero sin afectar al ahorro.
"El sistema bancario gestiona los depósitos y el ahorro de las familias y tiene un aval del Estado para funcionar. En consecuencia, todas sus operaciones deben hacer con luz y taquígrafos. Hay que volver a poner los bueyes delante del carro y priorizar la canalización del ahorro a los proyectos de inversión de empresas de la economía real. Para ello, tendremos que reformar el sistema financiero internacional y hacerlo más pequeño y menos complejo..."
Supongo que al venir de una familia de trabajadores, como la del autor del libro, es difícil no coincidir en que un reparto más equitativo de la riqueza favorece a todas las partes y a la economía en general [esto me recuerdo que tengo pendiente de leer todavía a Piketty].
"Otro ciclo que debe revertirse es la pérdida de peso de los salarios en la distribución de la renta mundial, así como la diferencia entre las rentas altas y las bajas, que actualmente se ha situado en máximos históricos. [...] no se trata de subsidiar, sino de garantizar la igualdad de oportunidades."
Para cualquiera que haya seguido la actualidad estos últimos años y, si además, como es mi caso, te ha tocado "lidiar" con las instituciones europeas está claro que Europa tiene que dar un paso al frente si quiere ser un jugador en el siglo XXI... por ahora, parafraseando a Ángel Garó (@AngelGaro_), "somos los juegos reunidos Geyper"... 
"En Europa, [...] la Gran Recesión ha puesto al descubierto las debilidades institucionales de la unión económica." // "Los europeos tenemos que avanzar en el desarrollo institucional para acabar con los temores de ruptura del euro. La unión bancaria y la creación de un supervisor único ya están en marcha. Faltaría la creación de un fondo de garantía de depósitos único y una entidad liquidadora europea de bancos en crisis."
Y claro, como no iba a salir el tema del austericidio... y es que, al igual que pasa en cualquier empresa [aunque tampoco es algo que se aplique con la generalidad esperada], lo más importante es aumentar la cifra de ingresos, básicamente porque tiene potencial infinito, mientras que la reducción de gastos tiene un límite muy claro, ya que hay un punto por debajo del cual no se puede bajar [y para el que no lo tenga muy claro, le recomiendo investigar un poco sobre el concepto del throughput relacionado con la Teoría de las Limitaciones].
"[...] un ajuste fiscal excesivo profundiza la depresión, empeora la capacidad de pago del país y aumenta el temor de los inversores y la prima de riesgo. [...] Asimismo, los países con tipos de deuda pública próximos al 0% y margen fiscal deben aprobar medidas de estímulo; especialmente Alemania, que supone un 30% del PIB de la Eurozona y compensaría el ajuste fiscal en los países con problemas." porque "En nuestra situación es muy importante que nuestros clientes europeos crezcan para poder compensar con exportaciones la debilidad de nuestra demanda interna. Por lo tanto, hasta que Europa no salga de la recesión, la crisis en España no tiene solución."
"[...] debemos  acometer una reforma fiscal en profundiad [...]. Y, por supuesto, hay que reforzar la lucha contra el fraude fiscal. Asimismo, tendremos que abordar una reforma de la administración que mejore la eficiencia y elimine las duplicidades."
Una de las cosas que más me ha llamado la atención es el hecho de reconocer abiertamente que será necesario asumir quitas en los niveles de deuda, porque es "imposible" que se pague... y además, no sólo para la deuda de los países, sino también la deuda privada, incluyendo aquí las deudas de las familias [esta propuesta me ha parecido tan obvia y viable que no entiendo que no se esté llevando a cabo].
"Faltaría reestructurar las deudas que no se pueden pagar y recapitalizar después los bancos europeos, empezando por los alemanes y luego con los franceses y los holandeses, cuya exposición en los países más afectados por la crisis del euro es elevada."
"Es urgente parar la morosidad en el origen renegociando la deuda de las familias y aplicando una quita para conseguir que puedan quedarse en las casas. [...] es mucho más eficiente reestructurar la deuda que ejecutar el embargo y desahuciar." [El autor explica en detalle esta medida y, por ejemplo, clarifica que no sería para todos, pues habría que identificar cuando estamos ante una situación problemática frente a un abuso de especulación]
Y, sobre todo, un mensaje positivo: "tu estado de ánimo es tu destino"... y de fomento de la mentalidad empresarial.
"[...] con una tasa de paro camino del 30%, no hay sitio para la complacencia. Debemos sentirnos orgullosos de nuestras empresas de éxito y de sus trabajadores, pero necesitamos muchas más para bajar la tasa de paro a niveles moral y socialmente aceptables. [...] Para ello, hay que proteger a las nuevas empresas innovadoras como si fueran linces ibéricos en peligro de extinción. Hay que eliminar barreras legales en muchos sectores que favorecen a las empresas ya establecidas y penalizan a las nuevas firmas más emprendedoras e innovadoras. Es preciso acabar con el desmantelamiento de la educación y la investigación de calidad [...], la única estrategia de éxito debe basarse en el conocimiento y el capital humano."
"Los españoles nos hemos convertido en una fábrica de excusas y de lamentos. Los de los millones de personas que han perdido su empleo [...] están justificados [...], el resto tenemos la obligación moral de trabajar hasta la extenuación para sacar el país adelante."

Para finalizar, un gran descubrimiento, la hipótesis de inestabilidad financiera de Hyman Minsky: "dado que el negocio bancario tiene escasa capacidad de diferenciación en los créditos y los depósitos que comercializa, cuando una entidad apuesta por el crecimiento orgánico, lo hace reduciendo sus márgenes de beneficio. Esta reducción de márgenes afecta negativamente a sus accionistas, por lo que se buscan negocios de mayor rentabilidad que llevan aparejados riesgos más elevados, que ponen a su vez en peligro la viabilidad futura del banco y del sistema." Quien no crea que Minsky tiene razón, sobre todo después de Lehman Brothers, Fannie Mae, Freddie Mac, bankia, etc. es que ha estado en otro planeta... Por eso es ineludible asegurar que "el sistema financiero está al servicio de la economía real y ésta tiene que ser su principal función" y, para ello, habrá que "mejorar la regulación y la supervisión y conseguir reducir el tamaño del sistema bancario hasta el mínimo necesario para que cumpla su función principal, canalizar el ahorro a la inversión empresarial."

... ¿todavía no me sigues en twitter.com/antonio_ramosga?