02 septiembre 2016

Lectura: Democracia Electrónica

Llega el turno de este ensayo que he de agradecer a uno de los autores, mi buen amigo, José Antonio Rubio que es coautor, junto a David Ríos Insua (@davidrinsua), Jesús María Ríos Aliaga y José Manuel Vera. La verdad es que tenía ganas de leerlo, porque era algo sobre lo que había escrito ya en el blog.

Ahora puedo decir, después de leer el ensayo que me puedo definir como tecnoutópico ya que veo "la red como un medio para propagar globalmente los ideales [...] del ágora ateniense, por medio de la discusión y la votación electrónica. Cualquier decisión podría votarse y podríamos vivir en un sistema de referendo permanente, sugiriendo, incluso, la posibilidad de obviar el sistema de democracia representativa."

El origen es la propia Internet y su eliminación de los costes de transacción, ya que "nuestras actuales institucionales democráticas proceden [...] de tiempos en los que las comunicaciones y los transportes eran difíciles y costosos en tiempo y dinero. Los políticos han desarrollado, en consecuencia, un estilo en el que, salvo en tiempos de campaña, mantienen escasa relación con los ciudadanos".

Los autores son más partidarios de otra visión, más orientada a que la tecnología apoye a la democracia participativa, pero no coincido en los puntos fuertes que le ven:

  • No veo que la democracia participativa sea un sistema en el que el diálogo y la discusión provoquen cambios de opinión ni una supuesta racionalidad; los partidarios de un partido se encuentran igual de convencidos de los que participan en un chat.
  • Y si hablamos de simplismo... Los mensajes de los partidos no es que sean el colmo de la complejidad.
  • El argumento de que solo el 10% de los ciudadanos se involucra tampoco es válido, porque, quizás no se involucran porque perciben/percibimos que involucrarse tampoco sirve para mucho, puesto que son los partidos los que deciden.
  • Es cierto que el ciudadano medio no tiene tiempo para dedicarle a analizar información, pero tampoco creo que los políticos estén más formados "por definición" para opinar sobre cuestiones cada vez más complejas.
  • Y sobre el asunto de las responsabilidades por las decisiones en la democracia directa, creo que tampoco los políticos se "responsabilizen" por sus decisiones.
Pero no quiero que penséis que no me ha gustado... :) simplemente que soy un poco más utópico. El ensayo es una pasada, es un compendio alucinante en poco más de 150 páginas de todo lo escrito en esta materia, con referencias a casos reales, herramientas y otros ensayos, estudios y teoría. Una obra imprescindible para todos los interesados en la democracia electrónica.

¡Gracias, José Antonio, por el regalo!

... ¿todavía no me sigues en twitter.com/antonio_ramosga?